octubre 12, 2005

De Senos y Sostenes




“32B”, “A”, “36A“?, copas altas, con realce, con copas armadas, o con relleno (con truquito), escotado, de encaje, celestes, blancas, rojas para todos los gustos y motivos, Peter Pan, Leonissa, delmer, topy top, ebel, avon, cyzone, todas ofrecen calidad, buenos precios y “duración eterna”, la más vil mentira, no duran ni un minuto y fuera brassiers, aunque algunos nos tomamos el tiempo de apreciarlos, ver como les queda, creerlos grandes por un momento, o a punto de explotar por otros, algunos no saben ni sacarlos, pero les aseguro nunca quieren ponerlos.

Qué será que tienen, que nos vuelven locos, particularmente son mi debilidad, no puedo dejar de apreciarlos, recorro la ciudad en mi moto, de noche o de día y asomo mi cabeza y por un instante intento que mis ojos encuentren aquellos de esa mujer, sin embargo solo miro sus pechos, bueno también sus piernas o su trasero, a mi novia le molesta que mire así con ese desparpajo, midiendo, sopesando, calculando cuanta carne hay en cada una de sus tetas, muslos, y en la curva exacta de sus nalgas.
Muchas veces me reprimo para que ella no se moleste tanto, pero igual me hace un escándalo, no puedo evitarlo, es mi naturaleza, lo siento amor mío, lo siento, pero te aseguro solo lo tuyo puedo tener. Es que a veces ella no entiende que desde que apareció algún dia de mayo apareció una princesa en mi vida, pura luz, pura vida, yo la quiero desde entonces.

Bueno, volvamos…
Los llamamos de muchos modos, el biológico, “senos”, o también “Pechos”, “busto” “Tetas”, “Chuchos”, y otros más inexpresables, dudo mucho que sea el recuerdo maternal del proceso de succionar el alimento inicial, no creo que ese sea el motivo para que un hombre común y corriente y hasta los héroes de ficción sucumban ante esa hipnotizante dirección siempre al frente. Por algo Pedro Suárez Vertiz los llamaba los “globos del Cielo”.

Aun mirado desde el exterior cubierto por alguna blusa, polo, o cualquier otra prenda son tan apetecibles, son tan apetecibles que siempre imaginas como será aquel brassier, y los mides 32B, 34A o 36B los más añorados, y te preguntas como tendrá aquellos pezones?

Cuál es el misterio, estamos hablando de los senos, las mujeres miran hacia abajo y ahí están, o lo estarán pronto, qué tienen? si al final son solo dos montículos de carne, pero reciben mucha atención, obviamente los senos grandes reciben más atención, pero la verdad es que la belleza de los senos no viene de una medida de sostén, hay en el mundo toda clase de medidas y todas son hermosas. Y las mujeres lo saben, por eso no dudan en lucirlos.
Algunos historiadores, identifican los pechos como “Buenos” y “Malos”, el primero obviamente porque alimenta al recién nacido, es decir a toda una comunidad política o religiosa, por ejemplo el pecho desnudo identifica a la revolución francesa y su consigna de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” o aquella mujer de los ojos vendados y un solo pecho a la vista, representa a la “Justicia”.

En el modelo “malo”, el pecho se convierte en agente de seducción, históricamente ninguna mala mujer nunca ha sido exhibida sin mostrar unos voluminosos senos impúdicamente. Pero bueno solo es historia, no vamos a hablar de aquella, pues hay cosas que aun no se logran entender, como por ejemplo en el acto de fundación del feminismo que quemaron públicamente los brassieres, sostenes, sujetadores, o como lo quieran llamar todos ustedes o los expertos en ventas.

Muchas mujeres reclaman que nosotros o algunos hombres solo vemos a los senos de una manera erótica, como si no les gustaría, como si no se preocuparían por siempre mantenerlos sin deterioro, siempre firmes y deseables, como si todo el tiempo no desearan que sus senos se mantengan siempre hacia delante y con los pezones a punto de salir, y para los que un no saben como hacerlo, les recomiendo la película “baño de Mujeres”, producción nacional, viendo a Andrea montenegro mostrándolos, “Que ricos senos”.

Todo es aceptado en este juego de seducción, donde las mejores técnicas las tienen ellas, pues controlan las situaciones, mostrándolos, realzándolos, moldeándolos, sujetándolos, disimulándolos, agrandándolos, escondiéndolos, y no por gusto un gran mercadotecnista dijo, “con unas buenas tetas pueden vender lo que quieran”, sino recordemos aquella escena de “Erin Brockovich”, donde Julia Roberts seduce al responsable del archivo, solo moviendo un poco sus senos, y hasta llegaría a pensar que por ellos se llevo el Oscar en ese film.

Por otro lado existen también reacciones adversas en pro de la cultura de protección del menor, por que creen que fue tan satanizado cuando Janeth Jackson mostró un seno y su pezón cubierto por una estrella en horario familiar y en pleno Súper Tazón en los EEUU. Pago millones de reparación civil, pero los malditos muchachos en los EEUU pueden comprar revistas pornográficas vía Internet sin ningún tipo de protección, siempre hay una doble cara de las cosas. Y allí si se cumple aquella historia de cuando un padre intento conversar con su hijo sobre el sexo y este le pregunto, ¿a ver papa que quieres que te enseñe?

El otro detalle esta en que existe mucha presión social respecto a como deben de tener no solo los senos, sino también el resto del cuerpo, ideales físicos a veces inalcanzables, pues las personas se critican mucho así mismas, a veces no se valoran y eso es falta de personalidad, por eso el boom de la cirugía plástica, por querer lucir mas bellas, son bellas con senos grandes o pequeños en una encuesta la mayoría de los hombres siempre esta conforme con las medidas de su pareja y la minoría prefiere o quisiera que su pareja las tenga mas voluminosas, nadie las quiere mas pequeñas, si les preguntamos a las mujeres quieren lo mismo, qué para hacer ya pues, dirán algunos, feísimos y criticones todavía. Sin embargo por nuestra naturaleza siempre deseamos aquello que no podemos tener, aunque hay excepciones y muy ricas.

Y lo que es mas bonito es que hay para todos los gustos, grandes, pequeños, duritos, algunos no tanto, pezones rosaditos, unos mas negritos, pezones siempre sin bellos, senos con pecas, con lunares, lunar un poquito arriba que te guiña, lunar en el pezón izquierdo, blanquitos, negritos, carnosos, otros no, todos son hermosos, dignos de un topless, ojala los tuvieran siempre desnudos, ojala los tuvieron siempre con brassier, que rico les queda a algunas, con esas blusas escotadas, que compran en la Nena´s, uff la nena, en la Bebe´s, humm la bebe o en cualquier otra tienda chic de la ciudad, para lucirlos en una noche romántica a la luz de las velas, o metiendo una bailanda en la disco, de arriba abajo, o en los sitios mas Inn de la ciudad, detrás de ese consumismo están ellas, queriendo estar siempre bellas para nosotros, las mujeres vanidosas como solo ellas saben serlo, pero no es necesario la cirugía, ni los brassiers con truquito, solo es necesaria la sensualidad para mostrar sus atributos, no hay que verlas desnudas, déjennos imaginarlas, proporcionalmente definidas, quizás estas líneas molesten a las mas recatadas y conservadoras, quizás sirvan de reflexión a las que se están descuidando, me odiaran quizás, no importa ya rompí el pacto infame de hablar a media voz y digo lo que siento y pienso. Quizás algunos hombres no piensen como yo, pero estoy seguro que por la noche después de leer este articulo miraran los senos de su pareja de otra manera, aprécienlos, son únicos, no encontraran ninguno que se parezca al de otra mujer. O miraran como yo, quizás, háganlo, los ojos nos los dieron para ver, para apreciar y chicas no se que quejen que ustedes también miran, y les gusta mirar, y les gusta que las miremos, nuestra libido será mas alta, pero criticamos menos.. Pues al final la respuesta a este misterio solo la tenemos nosotros mismos.

Giuliano Díaz.



2 comentarios:

Shere Khan dijo...

Jajajaja... que paso Giuliano, de un tiempo a estos te volviste una mezcla de voyeur y fetiche, que tal comentario a cerca de las tetas... aunque definitivamente, a nuestra edad las tetas disten muy lejos de donde recibiamos nuestra lechita, aunque nuestros hijos nos lo recuerden cuando son pequeños, para que realmente sirven tan "suculentas protuberancias".....

Anónimo dijo...

y como se hace pa saber si son 36b 36c 40a o que se yo???

:D