junio 12, 2006

Cultura Amazónica y las enseñanzas de la música típica.

Cultura Amazónica y las enseñanzas de la música típica.

Desde que Francisco Izquierdo Ríos tomó sus maletas eternas y se marchó de este mundo, la literatura y la cultura sanmartinenses no han vuelto a tener un lugar de renombre en el quehacer cultural de nuestra patria. Y no es que pretendamos desmerecer el trabajo paciente y muchas veces sufrido de los artistas sanmartinenses, sino que por el contrario, tratamos de hacerles justicia y encontrarle respuesta a la casi eterna pregunta del por qué la cultura sanmartinense aún no ha podido salir de su letargo de siglos, mientras que otras regiones del país bullen de cultura.

Dos posibles explicaciones me vienen a la mente a la hora de analizar esta situación.
Primero, existe en nuestra región un exceso de crítica destructiva y una escasa dosis de crítica constructiva en lo que se refiere a la cultura y a la producción artística. Al igual que en muchos aspectos de la vida social, el peor enemigo del sanmartinense es otro sanmartinense. Se espera que el que publique sus primeros cuentos escriba como García Márquez, que los pequeños grupos de Rock toquen como la Orquesta sinfónica de Viena y que los grupos de danza bailen como los más curtidos bailarines del ballet nacional. La alienación nos hace ver siempre lo foráneo como punto de referencia para lo que es bueno o malo, y por ello los artistas locales merecen un reconocimiento por partida doble. Reconocimiento a la trayectoria de artistas como Rupay, quien rompió la monotonía verde de los primeros paisajistas regionales y es hoy uno de los mejores representantes de la pintura amazónica. Debemos mencionar el trabajo de Javier Bartra y de Silverio Rodríguez de la Mata, con aquella inolvidable recopilación de mitos y leyendas amazónicas llamada "Shapshico". En la música no olvidemos el boom folklórico de finales de los ochenta del que fue culpable el grupo "Pajatén". Permítanme los lectores también mencionar el trabajo de la sangre joven que constituye Selva Rimay. Y nuestro reconocimiento eterno a tantos otros artistas a los que mi endeble memoria y la crueldad limitante del papel no les hacen hoy justicia.

Lo segundo tiene que ver con lo que me comentaba mi amigo Grimaldo Rengifo en su casa de Lamas, que la cultura amazónica es en esencia una cultura porosa y dinámica, que a diferencia de otras culturas acepta todo lo que venga de afuera, haciéndolo pasar por un tamiz de usos, costumbres y gustos propios, hasta hacerla parte de la cultura amazónica o poniéndola en lista de espera. El problema surge cuando este proceso de filtración se hace imposible debido a la invasión masiva de elementos culturales foráneos, que a diferencia de la cultura amazónica, si tienen matices y estructuras excluyentes.

Por eso, concluyo diciendo que debemos volver a la fibra primaria de nuestra cultura amazónica, a la esencia de manifestaciones como la música típica, que se atrevió a robarle a las bandas de guerra y a las orquestas sinfónicas un instrumento tan serio como el clarinete, para enseñarle a acompañar tanguiños y tahuampas. Solo los músicos tradicionales selváticos son capaces de convertir el último hit de Madona en un éxito de fiestas patronales. Lo ideal es no perder esa fibra primaria, a la que podamos trenzar lo foráneo y tener nuevos colores en la paleta, nuevas escenas en las tablas, otros cuentos en nuestros libros, y seguir siendo los mismos amazónicos de corazón puro.

Cuando estoy a punto de terminar este artículo viene un amigo y me pregunta: ¿Y el "perreo", también es bienvenido?
- Bueno es culantro, pero no tanto- le contesto entre risas.

9 comentarios:

Grinder dijo...

Es cierto, a pesar de tanta influencia e influjo de cultura externa, la cultura de la selva es unica y especial, tiene esa capacidad de hacer que las cosas tan simples sean toda una mistica, saludos Cajué, es un gusto leer tus post después de tanto tiempo, y es que los blogs de la amazonia en general son muy pocos, ya en breve escribire sobre cuestiones muy puntuales de Iquitos. Salud

Alex Arévalo dijo...

Gracias Grinder:
Pués ya ves, de vuelta al barrio y con las pilas recargadas. Estuve chequeando tu blog y tu no terminas de sorprenderme cumpa. !Que buen diseño, carajo! Me haz dejado pensando seriamente en tomar un curso de diseño, y dejar de pasarme cinco dias para hacer un banner mediocre como el mío.
Felicidades de nuevo y arriba la fuerza Amazónica.

Grinder dijo...

Arrriba siempre la amazonia,gracias por las loas pero el credito total no me pertenece (sobre el diseño del blog) aunque hacemos cosas iguales :P, estas linkeado en mi blog, saludos!

Eliot dijo...

Pata el tuyo tambien esta muy bueno, muy buen contenido, hacia falta tu toque, sin desmerecer a Giulianito.... saludos

Alex Arévalo dijo...

Gracias Eliot, y a ver si un día de estos te mudas a blogger, para poder dejarte también nuestros comentarios. Un abrazo grande y a ver cuando charlamos de nuevo.

Katrina dijo...

hola chicos yo soy Katri y me parece super interesante este tema.
saludos a grinder.

Amazilia Alba dijo...

No seas tan negativo, creo que si hay muchas y muy buenas expresiones culturales de San Martin y que gracias a los blogs se estan difundiendo.
Por ejemplo yo escribi sobre el rock y la pandilla
http://botella-al-mar.blogspot.com/2008/06/los-hijos-de-lamas.html
http://botella-al-mar.blogspot.com/2008/05/de-la-selva-su-rock.html
Saludos

Alex Arévalo dijo...

Querida Amazilia Alba: Gracias por visitarnos y por los comentarios.Creo que no me dí a entender muy claramente, y por ende se puede decir que este post fue mal escrito. Mea culpa. Gracias también por recordarme con tus posts sobre la música sanmartinenese que hay muchas cosas buenas que ver y oir en mi querida tierra. Quizá debí decir que mi crítica va más al público sanmartinense que a sus artistas.
Me parece muy interesante tu blog. Una buena razón para visitarte de vez en cuando.
Un abrazo y buenos deseos para tí y nuestra gente de Qosqo.

silverio dijo...

Gracias, por vuestros comentarios amigo Alex, noto en ti un tremendo humanísmo enraizado e la energía de tus actitudes, es muy bueno e interesante para continuar con la hermosa jornada generacional.

Felicitaciones y exitos.

SILVERIO.